AGENDA

Taller ¡Cuidado! Volcanes y terremotos

6 de mayo y 3 de junio de 2017, 17:30 h.

(Más Info)


Puente de mayo jurásico

29 y 30 de abril y 1 de mayo de 2017

(Más Info)


Exposición Cuando la Tierra tiembla: volcanes y terremotos

Del 10 de marzo al 31 de agosto de 2017

(Más Info)


Consultar toda la Agenda

La Costa de los Dinosaurios

Playa de Ribadesella

El itinerario comienza en el paseo del extremo oeste de la playa de Santa Marina, donde se sitúa un panel explicativo. Dirigiendo la vista hacia el sur se divisan unas calizas grises del Carbonífero que destacan en el relieve formando una pared vertical. Esta última coincide con una importante fractura, denominada Falla de Ribadesella, que atraviesa el casco urbano de la población y sirve de límite con las rocas jurásicas que se extienden desde aquí hasta los acantilados costeros.

playa-ribadesella-horizontaA lo largo del paseo se encuentra una alternancia rítmica de capas delgadas de calizas y margas grises oscuras con muchos fósiles (Formación Rodiles) que se acumularon en un mar abierto y somero que cubrió todo Asturias en aquella época.

Esta serie calcárea queda interrumpida por la presencia de las primeras capas de conglomerados, areniscas y lutitas rojizas de origen fluvial (Formación Vega) en la que se intercalan algunos niveles de paleosuelos calcáreos (caliches) con huellas de raíces características de un clima de cierta aridez, así como otros de margas y calizas grises de origen lacustre.

 

playa-de-ribadesellaEl contacto neto y erosivo entre esta sucesión calcárea marina y la continental superpuesta representó una elevación del fondo marino que quedó emergido a causa de esfuerzos tectónicos, dando lugar a una falta de sedimentación y erosión que se conoce con el nombre de laguna estratigráfica.

Al final del paseo encontramos una nueva alternancia de margas y calizas grisáceas con alguna intercalación de areniscas hacia la parte baja (Formación Tereñes) que representó en su momento una zona costera baja y muy rica en fangos.

Dicha sucesión, que se prolonga luego por el acantilado hacia el oeste, muestra diversos niveles ricos en bivalvos muy pequeños (lumaquelas) así como grietas de desecación y frecuentes icnitas de dinosaurios. Estas últimas aparecen en la superficie de los estratos como depresiones de contorno ovalado (dinosaurios cuadrúpedos) o bien de aspecto tridáctilo (dinosaurios bípedos).

En la misma bajada al acantilado desde el mirador del final del paseo, pueden verse ya algunas de estas huellas. A partir de aquí y siguiendo unos 150 m hacia el oeste, se encuentra una gran laja de caliza arenosa inclinada hacia el mar unos 80o que muestra ondulaciones difusas debidas al oleaje de la época. Sobre la misma, se observan varios rastros de dinosaurios cuadrúpedos y algunas huellas de terópodos.

Comparte:       pdf Imprimir Enviar