AGENDA

Jornadas de puertas abiertas jurásicas navideñas

16 y 17 de diciembre de 2017

(Más Info)


Huevos de dinosaurio

Del 6 al 10 de diciembre, 11:30, 13:30, 16:30 y 18:00 h.

(Más Info)


Visita-taller Paleontólogo por un día

Octubre, noviembre y diciembre de 2017, fines de semana y festivos, 12:30 y 17:30 h.

(Más Info)


Consultar toda la Agenda

Noticias

NUEVOS HALLAZGOS EN EL JURÁSICO DE ASTURIAS

Martin Munt, Graciela Delvene, José Carlos García-Ramos y Laura Piñuela
El equipo científico del MUJA, dirigido por José Carlos García-Ramos, nos explica en esta noticia los nuevos hallazgos en el Jurásico asturiano

Nuevos hallazgos en el Jurásico de Asturias

El equipo científico del MUJA, dirigido por José Carlos García-Ramos, nos explica en esta noticia los nuevos hallazgos en el Jurásico Asturiano

Actualmente se está llevando a cabo un Proyecto de Investigación enfocado a la determinación e interpretación paleoecológica de las abundantes y variadas faunas de moluscos que contienen las rocas del Jurásico Superior de Asturias. La dirección de dicho proyecto corre a cargo de la Dra. Graciela Delvene del Museo Geominero -dependiente del Instituto Geológico y Minero de España (IGME) de Madrid- y en el participan doce investigadores procedentes de varios centros de Alemania, Inglaterra y España junto con el equipo científico del MUJA en Asturias.



Durante las últimas campañas de investigación a lo largo de los acantilados con rocas jurásicas entre Gijón y Ribadesella, dos de los especialistas, la propia Graciela Delvene y Martin Munt -este último responsable de las colecciones de invertebrados del Museo de Historia Natural de Londres- han podido determinar diversos ejemplares muy bien conservados de grandes bivalvos de agua dulce, parte de los cuales pertenecen a una especie nueva hasta ahora desconocida para la ciencia.



Martin Munt, Graciela Delvene, José Carlos García-Ramos y Laura Piñuela


Estos moluscos fosilizados de agua dulce se encuentran en diversos yacimientos jurásicos de la costa asturiana situados en las inmediaciones del Cabo Lastres, Huerres y de la playa de La Griega, los tres en el concejo de Colunga, así como en otro perteneciente a los acantilados de Tereñes (Ribadesella). De todos ellos, el más prometedor, tanto por el número como por el excelente estado de conservación de los ejemplares, es el del Cabo Lastres.


Este particular grupo de bivalvos no marinos se desarrolló aquí en humedales locales relacionados en unos casos con áreas deltaicas de desbordamientos de cauces fluviales y en otros a lo largo de márgenes de lagunas alimentadas por paleomanantiales de agua dulce que surgían a través de fallas de edad jurásica. Mediante estudios con isótopos estables del Oxigeno y la relación Magnesio/Calcio de las conchas de estos organismos, se trata ahora de determinar si las aguas que permitían el desarrollo de estas comunidades de moluscos eran frías o termales e incluso cual era el rango de temperaturas habitual en dichas aguas.


Estos humedales jurásicos de carácter local estaban habitados además por otras comunidades de vertebrados terrestres, principalmente dinosaurios que acudían a ellos repetidamente para saciar su sed, dado que el ambiente en el que vivían en esta zona era dominantemente semiárido. Muchos de estos ejemplares de bivalvos de agua dulce aparecen aquí rotos o deformados por las pisadas de los grandes dinosaurios saurópodos que frecuentaban estas lagunas para beber.


Por otra parte, Martin Munt determinó además que los pequeños gasterópodos que vivían en el fondo de la antigua laguna costera que hoy día constituye el yacimiento de caliza gris con enormes huellas de dinosaurios saurópodos de la playa de La Griega, pertenecen al género Viviparus también característico de ambientes de agua dulce. Sin embargo, en las margas grises oscuras ricas en fósiles de pequeños bivalvos que se sitúan por encima del yacimiento de icnitas, aparecen otros gasterópodos distintos pertenecientes al género Procerithium, típico de de aguas salobres; este hecho confirma un ascenso del nivel del mar que cubrió rápidamente las huellas de La Griega facilitando su conservación. Ese mar de la segunda mitad del Jurásico en Asturias tenía a su vez algunos rasgos muy particulares: estaba separado del océano abierto por un umbral que le servía de protección impidiendo además la acción del fuerte oleaje y de las mareas, en casi nada parecido al actual Cantábrico y mucho más semejante a un gran lago de aguas salobres.




Comparte:     pdf Imprimir Enviar